Trasplante Capilar FUE
Trasplante Capilar - Injerto Capilar
Madrid trasplante capilar

  Inicio    Técnica FUE      Precios    FAQs     Blog

Sobre Nosotros      Ubicación       Fotos      Mini-Sesiones      Descargas        Contacto

Injerto capilar con técnica FUE asistida por robot ARTAS

Injerto capilar con técnica FUE asistida por robot ARTAS

robot ARTAS

Al haber sido uno de los primeros cirujanos de trasplante capilar en España en especializarme en la técnica FUE, es probable que haya sido también pionero en investigar el robot de trasplante capilar ARTAS.

Sin embargo, después de examinar este sistema en profundidad hace cosa de un año, decidí no emplearlo. El motivo de mi decisión es muy simple: aunque ofrece ventajas significativas para aquellos doctores que son principiantes de la FUE y no dominan la técnica, el robot presenta pocas ventajas para el paciente y conlleva, incluso, algunas desventajas importantes.

A un cirujano al que la técnica FUE le resulta complicada o que no la ha practicado con anterioridad, puede parecerle muy tentadora la idea de programar al robot para que extraiga 2000

folículos por él... de hecho, los primeros compradores del robot en España fueron doctores que tenían poca experiencia con la FUE. ¿Y qué hace el robot por el paciente? A continuación, explicaré cuáles son los problemas principales del dispositivo ARTAS desde la perspectiva de los pacientes.

En primer lugar, el principal problema del ARTAS es el tamaño del "punch" (bisturí circular) empleado para extraer los folículos. Los cirujanos expertos en FUE suelen utilizar un punch que mide menos de 1mm de diámetro. Así se minimiza el riesgo de marcas visibles en la piel que, después de todo, es una de las razones fundamentales por las que la gente elige la técnica FUE. El robot emplea un punch mucho mayor, de 1,65mm, con el que es casi imposible evitar que haya cicatrices visibles.

Además, un punch de mayor tamaño implica una lesión más extensa, lo cual también incrementa la posibilidad de complicaciones y otros efectos indeseables. Utilizar punch de 1,65mm o mayores en un procedimiento quirúrgico FUE aumenta asimismo la probabilidad de causar daño a los folículos pilosos adyacentes. Esto puede dar lugar a una complicación que a veces se produce en los trasplantes capilares FUE, denominada "efecto halo": una considerable calva circular en el área donde se han retirado los mechones y donde el cabello circundante ha resultado dañado debido al tamaño del perforador.

Haz clic para ver fotos más grandes.
Cicatrices muy visibles por el uso de un punch demasiado grande. En la segunda también es visible una cicatriz del método de tira.

El siguiente problema de este sistema es que, una vez extraídos los folículos, es necesario reimplantarlos a mano, como en los trasplantes capilares tradicionales. Es preciso tener una gran habilidad para recrear los ángulos y orientación naturales del pelo y diseñar una línea del cabello con buenos resultados estéticos. Nadie puede dominar mejor estas capacidades que un cirujano que lleve años refinando su habilidad manual.

Más dificultades derivan del enorme tamaño del punch empleado por el robot ARTAS. Los folículos extraídos son mucho mayores al estar rodeados por más tejido y resulta imposible colocarlos tan cerca unos de otros como en el caso de los folículos extraídos a mano con un punch menor. En consecuencia, con un trasplante asistido por robot es muy difícil conseguir una densidad capilar que produzca una imagen natural.

Imitar a la naturaleza requiere el toque natural de un cirujano profesional y un toque artístico: ninguna máquina puede hacerlo por él. Hasta que el robot ARTAS no mejore, yo aconsejaría a los pacientes que no se presten a hacer de conejillos de Indias con este sistema. Por ahora, la mejor opción para un trasplante capilar sigue siendo la de ponerse en las hábiles manos de los expertos.

Dr Peter Griffiths

aaaaaaaaaaaaiii